Protectores solares

           

El verano ya ha comenzado y con él, el especial cuidado que debemos hacer sobre nuestra piel por el sol. Gracias a los protectores solares podemos exponernos al sol pero con gran precaución y moderación. Los protectores solares son el salvavidas de nuestra piel. Nos protegen de las quemaduras solares, te ayuda a evitar los signos de envejecimiento prematuro y el cáncer de piel. Eso sí, para que los fotoprotectores sean efectivos hay que saber escogerlos y utilizarlos correctamente.

Protectores solares

El verano ya ha comenzado y con él, el especial cuidado que debemos hacer sobre nuestra piel por el sol. Gracias a los protectores solares podemos exponernos al sol pero con gran precaución y moderación.

Los protectores solares son el salvavidas de nuestra piel. Nos protegen de las quemaduras solares, te ayuda a evitar los signos de envejecimiento prematuro y el cáncer de piel. Eso sí, para que los fotoprotectores sean efectivos hay que saber escogerlos y utilizarlos correctamente.

Hay tres tipos de radiación ultravioleta emitida por el sol, UVA, UVB y UVC. De la del tercer tipo, pese a ser la más peligrosa para la salud por su gran energía, no debemos preocuparnos, ya que es absorbida totalmente por la atmósfera. Así, los protectores solares están diseñados para resguardar nuestra piel de los efectos perjudiciales de las radiaciones de tipo A y B, las dos que sí atraviesan la capa atmosférica. La radiación UVA alcanza totalmente la superficie terrestrebroncean de inmediato, pero su resultado es poco duradero, y la radiación UVB Penetran menos que los UVA, pero son más reflejantes, es más energética y por ello provoca mayor efecto sobre la piel ya que inicia el efecto rápidamente y después actúa con lentitud lo que le toma un tiempo más prolongado, dando el tono bronceado de la piel.

Otro elemento a tener en cuenta es el SPF, el factor de protección solar. Es el número por el que multiplicas el tiempo que tu piel resiste la exposición al sol antes de quemarte, una vez que tienes aplicada la crema. La elección de este factor depende del fototipo, es decir, la capacidad de la piel para broncearse. Esto lo podemos conocer por el color de piel, cabello y ojos de la persona. Por ejemplo, un FPS de 40 hará que tu piel tarde 40 veces más en quemarse. Si tu piel, habitualmente tarda, por ejemplo, 10 minutos en empezar a ponerse roja, con este supuesto protector tardaría 400 minutos (40 x 10). Por eso, la importancia de repetir la aplicación varias veces al día.

 Algunos protectores pueden contener extracto de la planta de la zanahoria, que con su riqueza en vitaminas A, B y F, prepara la piel para la exposición al sol y favorece un bonito bronceado. Promueve la renovación celular, previene las arrugas y actúa también como emoliente. Contribuye a la nutrición y regeneración de la epidermis. Restablece el equilibrio de las funciones cutáneas, mejorando la vitalidad de la piel. Normaliza la secreción sebácea y presenta propiedades antirradicales libres.

 Una vez hemos cogido algo de color y no tenemos la piel muy pálida, podemos empezar a usar aceites bronceadores para maximizar el bronceado y conseguir un tono más veraniego. Hay aceites bronceadores con factor de protección que son muy útiles para estas ocasiones, ya que ayudan a broncearse fácilmente pero a la vez protegen la piel de los rayos UVA y UVB. Los aceites bronceadores, además de proteger tu piel de los rayos solares y acelerar el bronceado, también hidratan y nutren tu piel. Dependiendo del producto lo hará en mayor o menor medida, pero al ser una textura en aceite, nos aseguramos de que la piel quedará suave y nutrida. Además, al aplicar el producto, creamos una capa protectora que también nos protege de la deshidratación.

El AfterSun es una loción corporal o facial que se utiliza después de la exposición al sol para calmar, refrescar y rehidratar la piel, previene los signos del fotoenvejecimiento y mantiene la piel más joven, y hasta hace que nuestro bronceador nos dure más y sea más uniforme.

Es importante tener en cuenta que la piel de los niños, al poseer menos melanina es más sensible que la piel de los adultos a las radiaciones solares y tiene menos mecanismos de defensa. El factor de protección solar mas efectivo para los bebés y los niños es el igual o superior a 30.

Hay diferentes tipos de texturas de AfterSun para elegir la que más se adapte a nuestro tipo de piel o gustos.

La textura gel o fluido aportan una sensación de frescor y se absorben muy rápidamente. Viene muy bien para las personas que tienen la piel grasa, ya que son muy ligeras y no dejan sensación pegajosa o grasa sobre nuestra piel.

La textura crema es la más común, podemos encontrar cremas más ligeras u otras más espesas.

También lo podemos encontrar en spray, es una textura muy agradable y nos aporta una sensación muy fresca.

 

En nuestra página web: www.rosabelleza.com podrás encontrar todo lo mencionado anteriormente, cremas faciales con niveles de protección SPF 50 y 30, una gran variedad de cremas y leches corporales con diferentes niveles de protección, SPF 50, 30 y 20, con sus diferentes componentes, y además una amplia gama de cremas corporales para bebés y niños. También puedes encontrar aceites bronceadores con protección SPF de 50,30 y 10.

Por último, podrás encontrar lociones AfterSun y tónicos refrescantes en forma de spray y lociones. 

Publicado el 28/6/2018 en Cuidado Corporal

           

RSS 2.0 (Cuidado Corporal) RSS 2.0 (Blog)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios