Shopping cart
0.00€

Los problemas de una piel mixta

En esta entrada del post, y en una serie de cuatro entradas más, pretendemos explicaros los problemas y algunos consejos para distintos tipos de pieles. Los problemas de una piel mixta no son muchos pero hay que tenerlos controlados.
Como ya os describimos en el post que hablaba sobre los distintos tipos de pieles, la piel mixta suele desarrollar impurezas en la zona que conocemos como la T: frente, nariz y barbilla.

Esta zona requiere un cuidado especial porque conviene estimular la piel para que se restituya el equilibrio de hidratación que necesita de forma natural. Es por eso que siempre debemos utilizar productos recomendados para piel mixta y no otros, puesto que se van a encargar de ofrecer el aporte necesario y no otro.

Para evitar los problemas de una piel mixta, debemos siempre limpiar la piel en profundidad antes de aplicar los productos de cuidado facial. Ya sea la crema hidratante, antiedad o de cualquier otro tipo. Para limpiar la piel usa un agua de temperatura tibia, ni muy fría ni muy caliente. Los extremos de temperatura no son buenos para una piel de este tipo.

Lo que debes hacer es también aplicar una crema hidratante de forma regular, pero no te vuelvas loca con la cantidad. Con apenas utilizar una cantidad del tamaño de un hueso de aceituna es más que suficiente para darle ese aporte diario necesario. Recuerda que normalmente la zona más seca del rostro suele ser la de las mejillas, por lo que es más que necesaria que esta zona tenga cobertura con la crema hidratante.

Si haces todo esto y tienes en cuenta nuestros consejos, evitarás el brillo que sale de forma molesta y el reseco en la zona del pómulo-mejillas. Todos los productos para piel mixta los encontrarás AQUÍ.

¿Quieres trabajar con nuestros productos? ¿Eres un salón de belleza, centro de estética o emprendedor que quiere iniciar su aventura en este mundo de la cosmética? ¿Una pyme? Contacta con nosotros y hazte con todo el catálogo de una forma sencilla.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer anterior
Los problemas de una piel seca
Leer próximo
¿Qué tipo de piel tengo?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies